33 Cosas Qué ver en Cantabria – MEGAGUIA (2019)

que-ver-en-cantabria
33 Cosas Qué ver en Cantabria – MEGAGUIA (2019)
5 (100%) 1 vote[s]

Escaparse a Cantabria siempre es un buen plan. Esta comunidad, junto con La Rioja y Castilla León, forma parte de la antigua región conocida como Castilla la Vieja, por lo que cuenta con un rico patrimonio histórico.

Además Cantabria ofrece un bello entorno natural, muy marcado por la presencia de los Picos de Europa, el segundo parque nacional más visitado de España.

Así que la oferta de turismo activo en esta parte de norte de España es muy amplia.

Al igual País Vasco, Asturias y Galicia, la comunidad cántabra está bañada por el Mar Cantábrico, por lo que también cuenta con con idílicas playas y preciosas villas marineras.

En definitiva, Cantabria tiene muchas cosas que ver.

Cosas que ver en Cantabria

Dado esta región del norte de España cuenta con tanto lugares a los que ir, a continuación te recomendamos nuestras 33 visitas favoritas. Sigue nuestros consejos y descubre hasta el último rincón de Cantabria.

Ciudades y Pueblos

Cantabria cuenta con una acogedora y bonita capital, Santander, y con más de 100 localidades.

Muchas de sus villas están influenciadas por el Camino de Santiago, que tras su paso por Navarra, recorre buen parte de la comunidad cántabra, para adentrarse en Castilla y León.

Esta larga tradición histórica, unida al entorno natural que las rodea y el aire que les proporciona la proximidad Mar Cantábrico, hacen que en Cantabria se ubiquen muchos de los pueblos más bonitos de España.

Santander

Toda visita a Cantabria comienza por Santander, porque a pesar de ser la capital de la comunidad autónoma, es una tranquila ciudad costera, que merece visitar. Paseando por la ciudad podrás disfrutar de su amplia bahía, considerada una de las más bonitas del mundo.

Además en su entorno se ubican trece playas, que merece la pena descubrir.

La arquitectura de la ciudad es bastante moderna, porque en el año 1941 un incendió arrasó su casco antiguo. Éste tuvo que ser reconstruido prácticamente en su totalidad.

No obstante, aún es posible disfrutar de algunas de sus calles señoriales. Estas son la prueba del esplendor que vivió la ciudad, como puerto de exportaciones, entre los siglos XVIII y XIX.

Algunas visitas imprescindibles en esta capital son la Catedral de Santander, la Plaza Porticada, el Palacio de la Magdalena, y como no, el Banco de Santander.

Además la ciudad cuenta con mucha actividad, tanto comercial como cultural, y en ella no te faltarán planes que realizar.

A lo largo del año se celebran en ella diversas festividades, si la visitas consulta su agenda cultural, quizás tengas suerte. Además cuenta con una amplia red de museos, como por ejemplo, el Museo de Bellas Artes y el Museo Marítimo del Cantábrico, entre otros.

Desde la Playa del Sardinero nace un recorrido que se dirige al Cabo Mayor, pasando por diversas playas, parques y acantilados. Nosotros disfrutamos mucho realizándolo.

Santillana del Mar

En la costa occidental de Cantabria se encuentra la famosa Santillana del Mar, uno de los principales reclamos turísticos de la región.

Esta villa medieval, en muy buen estado de conservación, está catalogada como Conjunto Histórico Artístico.

Como otras tantas localidades de España, Santillana del Mar es conocida como el pueblo de las tres mentiras, ya que ni es santa, ni es llana, ni tiene mar. Paseando por las calles empedradas de su casco histórico puedes visitar La Colegiata, el edificio más representativo de la localidad. Este templo románico, del siglo XII, es toda una joya arquitectónica.

No obstante, la localidad cuenta con numerosas cosas que ver. Lo ideal es visitarla a pie, comenzando por el Convento de Regina Coeli, para seguir por la calle Santo Domingo y visitar el Palacio de Peredo y luego la Casa de los Villa.

Después, girar a la izquierda, para tomar la calle Juan Infante, que conduce a la plaza mayor de la localidad, en cuyas proximidades se ubica La Casa del Águila y la de la Parra, el edificio del Ayuntamiento, la Torre de Don Borja y la de Merino.

Saliendo de la plaza por la izquierda, por un estrecha calle, continuamos el recorrido pasando junto a la Torre de Velarde, el Palacio de Valdivieso, la Casa de Leonor de la Vega y la Casa de los Hombrones.

Por la calle del Río, puedes bajar hasta el abrevadero en el que encontrarás la Casa de los Cossio y la de los Quevedo y la de los Abades. Al fondo encontrarás la Iglesia de Santa Juliana.

Tras ésta puedes dirigirte a la Plaza de las Arenas, para visitar el Palacio de los Velarde. Siguiendo esta ruta habrás visitado los principales monumentos de la localidad, pero hay otros muchos.

Comillas – El Capricho de Gaudí

Uno de los principales atractivos de Comillas es el Capricho de Gaudí, situado en el barrio de Sobrellano.

La importancia de este edificio radica en que fue uno de los primeros que diseñó el famoso arquitecto catalán Antoni Gaudí, junto con la Casa Vicens, de Barcelona.

Este chalet de verano se encuentra junto al Palacio de Sobrellano del marqués. Su construcción se realizó en el año 1883, a petición de Máximo Díaz de Quijano, que al igual que otros muchos vecinos de la región emigró a América y se enriqueció allí.

Una curiosidad sobre esta construcción es que a pesar de estar diseñada por Gaudí, éste nunca pisó Comillas, ya que se hallaba enfrascado en otras obras en Barcelona.

A pie de obra se encontraba Cristóbal Cascante, un fiel amigo del arquitecto, quien consultaba con él todas las dudas que tenía sobre los minuciosos detalles del edificio.

San Vicente de la Barquera

San Vicente de la Barquera es otro de los pueblos con encanto de Cantabria. Situado en el Parque Natural de Oyambre, en la costa occidental. Esta villa marinera cuenta con bonitas playas y calas rodeadas de prados y montes.

En la localidad destaca la zona conocida como la Puebla Vieja, declarada Conjunto Histórico Artístico.

Ésta se encuentra en una bifurcación de la ría, de tal modo, que a un lado tiene el Puente de la Maza, que en su momento fue uno de los más largos de España, y al otro, el Puente Nuevo.

En esta parte de su casco urbano puedes visitar el Castillo del Rey, del siglo XIII, la Torre del Preboste, la Iglesia de Santa María de los Ángeles y el Hospital de la Concepción.

También es de interés la visita a las ruinas del cenobio de San Luis y a su iglesia, situado junto al Puente de la Maza, y la Ermita de la Virgen de la Barquera, al otro lado del Puente Nuevo.

Carmona

Carmona es una localidad del municipio de Valle de Cabuérniga. Es de esos lugares que no se visitan, sino que se disfrutan.

Los coloridos rincones de esta villa, sus casonas y el entramado de sus callejuelas le proporcionan un gran encanto.

Aunque lo mejor de la vista a esta localidad es su entorno rural. En sus calles aún están presente oficios tradicionales como la ganadería o la artesanía. No se trata de los pueblos más bonitos de Cantabria, pero sí de los más tranquilos, ya que a diferencia de otros pueblos de la región, Carmona no recibe mucho turismo.

En la villa se puede visitar la iglesia parroquial y las ermitas de San Roque y San Antonio Abad.

No obstante el lugar que merece la pena no perderse si se visita este pueblo es la Collada de Carmona, con inmejorables vistas panorámicas. Desde allí puedes obtener unas de las fotos más bonitas de toda la visita.

Potes

Potes se ubica en el lado suroeste de Cantabria, rodeada por los Picos de Europa, la Peña Sagra y la Peña Labra.

Además de su bello entorno montañoso, la localidad cuenta con un rico patrimonio arquitectónico, tanto religioso como civil.

Si paseas por sus callejuelas empedradas, flanqueadas por casonas, una vista recomendada es la Torre del Infantado, ubicada en pleno casco antiguo. En sus alrededores encontrarás otros torreones como el de Osorio, Linares, Calseco y Orejón de la Lama.

Otras visitas que puedes hacer en esta villa son la Ermita de la Virgen del Camino, la de la Virgen de Valmayor y las iglesias de San Vicente. Sí, hay dos templos en advocación al mismo santo. Uno antiguo y otro nuevo. ¡Eso es devoción!.

Los lunes se celebra en Potes el mercado y la localidad se llena de productores de toda la comarca que ofrecen productos artesanales.

Es un buen día para planificar la visita, si te interesa adquirir productos regionales.

Liérganes

Liérganes es otro de los pueblos de Cantabria que cuenta con un rico patrimonio, de hecho todo su conjunto urbano está catalogado como Bien de Interés Histórico Artístico desde el año 1978.

La localidad se emplaza a los pies de dos cimas conocidas por los vecinos como las Tetas de Liérganes. Su nombre oficial es Marimón y Cotillamón.

La villa está fuertemente ligada a la leyenda del Hombre-Pez, basada en la historia de un vecino que sobrevivió durante años en el mar.

Si quieres descubrir más sobre ella puedes visitar el Centro de Interpretación del Hombre-Pez que se ubica en la localidad.

Algunos de los lugares que puedes visitar en su casco histórico son el Palacio de Rañada, la Iglesia de San Sebastián y la de San Pedro Ad Víncula.

Así como la casa de los Setién y la de los Cañones, las capillas del Carmen y la del Humilladero.

San Roque de Riomiera

San Roque de Riomiera es una villa pasiega de la comarca del Pas-Miera, ubicada junto al río Miera.

El verdadero tesoro de este pueblo es la naturaleza que lo rodea y su exquisita gastronomía.

Su monumento más importante es la Iglesia de La Pedrosa.

Vega de Pas

Vega de Pas es una villa medieval, ubicada en el extremo sureste de Cantabria, tocando Burgos.

La visita a la localidad permite descubrir la vida pasiega de sus habitantes, aún muy presente en ella.

En sus calles puedes visitar el Sanatorio del Doctor Madrazo, la iglesia parroquial y el museo etnográfico de las villas pasiegas, situado a la entrada del pueblo.

Su plaza es un buen lugar para apreciar las casonas balconadas, típicas de la región.

Si bien puedes degustar sobaos y quesada típicos en toda Cantabria, si pasas por esta localidad no dejes de probarlos allí. Dicen los cántabros que los de Vega de Pas son los mejores.

>Además: Vega del Pas es conocido por sus actividades alrededor del río Pas. Entre ellas el descenso en canoa y el descenso de barrancos son sus actividades más populares. Nosotros hemos hecho las dos y, la de descenso de barrancos es increíble!

El descenso en canoa también estuvo genial pero nos gustan las emociones fuertes 😉

Si queréis hacer alguna de estas actividades aquí os dejamos un poco de información y precios:

  • 2 horas de descenso en Canoa del río Pas son 25€. Reservar aquí.
  • 2 horas de descenso de barrancos con material incluido son 35€. Reservar aquí.

San Pedro del Romeral

San Pedro del Romeral, junto con los otros dos pueblos de los que te acabamos de hablar (Vega de Pas y San Roque de Riomiera), conforman el conjunto conocido como las tres villas pasiegas.

Esta localidad está ubicada en la zona alta del Valle del Pas y al igual que en las otras dos localidades, en ella perduran costumbres ancestrales, como el cambio de residencia de los pasiegos en función del pasto disponible para el ganado.

De hecho, las cabañas pasiegas que salpican esta región constituyen su atractivo principal.

Laredo

Laredo se encuentra en una de las bahías más impresionantes de Cantabria, por lo que es un pueblo que recibe muchos turistas a lo largo del año.

Esta localidad está formada por dos zonas: La Puebla Vieja y el Ensanche.

Se pueden diferenciar dos áreas, la conocida como el primer Ensanche y su prolongación hasta el Puntal.

En Laredo encontrarás muchas cosas que ver. Lo mejor es comenzar el recorrido por la Puebla Vieja, declarada Conjunto Histórico Artístico.

Ésta es la parte más medieval de la villa, en ella encontrarás vestigios de su muralla y la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, el templo más relevante de la localidad.

En esta zona también puedes visitar la Casa de los Alvarado, el Convento de San Francisco, la Casa de la Familia Peligrín y el Palacio de Zarauz.

Entre la Puebla Vieja y el puerto marítimo se encuentra la zona conocida como el Ensanche.

En esta zona puedes visitar el mercado y el Centro Cultural Doctor Velasco. Hacia el norte de puerto, se ubica un bonito mirador, al que merece la pena ir.

Su paseo marítimo discurre frente a la prolongación del Ensanche.

Montaña y Naturaleza

Visitar los pueblos anteriores ya te ocupará un par de días, pero lo mejor de Cantabria es que entre villa y villa atraviesas entornos naturales de gran belleza, rodeados por exuberante picos.

De hecho Cantabria forma parte de la conocida España Verde por su riqueza en parques naturales, entre ellos, el impresionante Parque Nacional de los Picos de Europa.

Picos de Europa

Los Picos de Europa son una cordillera que se extiende por Cantabria, Asturias y León.

La estructura de sus picos y la piedra caliza del conjunto montañoso hacen que este sistema rocoso tenga un aspecto singular. Además son visibles desde la costa de Cantabria.

En el macizo central, o de Los Urrieles, se encuentra, entre otros, la Torre, la cumbre más alta del conjunto, con 5.648 metros de altitud.

Otras montañas son la Peña Vieja, con 2.613 metros, y el Llambrión, con 2.642 metros.

El Parque Nacional de los Picos de Europa es de gran valor, dada la amplia variedad de fauna y flora que en él habita. Además es un lugar ideal para practicar deportes de aventura.

Fuente Dé

Fuente Dé es una bella y amplia pradería situada a 1.094 metros de altitud, en la que en verano es común encontrar ganado pastando.

La pradera está rodeada de una majestuosa naturaleza, presidida por los picos de Peña Vieja, Pico la Padiorna, Peña Remoña y Valde-coro.

En la pradera se sitúa Río Deva, un Parador Nacional de Turismo, y a la estación del teleférico que permite acceder al corazón del conjunto montañoso. Éste desciende 753 metros hasta el mirador del Cable, a 1.847 metros de altitud.

El teleférico de Fuente Dé funciona tanto en verano (de 9 a 21 horas), como en invierno (de 10 a 18 horas). Desde el mirador, donde se tiene la sensación de tocar las nubes, nace un bonito paseo por el que se accede a los pastizales de Áliva.

Liébana

Liébana es un municipio ideal para aquellos que buscan pasear por entornos rurales, disfrutando de la naturaleza. En él se encuentra la Fuente Dé, la pradería en la que te hablábamos en el apartado anterior.

Además de los senderos y caminos que encontrarás en este municipio, en él también podrás descubrir pueblos con encanto, como Potes, del que ya te hemos hablado, Lebeña o Mogrovejo.

El principal monumento de Liébana es el Monasterio de Santo Toribio. Un cenobio franciscano que alberga diversas obras y que cuenta con la Puerta del Perdón. Un portón que solo se abre los años jubilares, para acoger a los peregrinos.

Desfiladero de La Hermida

El Desfiladero de La Hermida se encuentra entre las localidades de Potes y Unquera. Se trata de un cañón ubicado en el macizo de Ándara que se levanta junto a la ribera del Deva.

Esta quebrada es una de las más largas de España, con 21 kilómetros de longitud. Es posible atravesar el desfiladero, recorriendo la carretera N-621 que une la costa cantábrica con la comarca de Liébana.

También son muchos los que se acercan al desfiladero para realizar alguna de las muchas vías ferratas que recorren sus muros.

Las 6.000 hectáreas que rodean el cañón están declaradas Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), por lo que es una excelente visita para los amantes de los pájaros.

En las proximidades también se ubican vestigios de estructuras megalíticas y pinturas prehistóricas, que se cree que pertenecieron a un antiguo asentamiento castreño.

Cueva El Soplao

La Cueva El Soplao se sitúa entre los municipios de Rionansa, Herrerías y Valdáliga, en una antigua explotación minera. De hecho no fue descubierta hasta el siglo XX, con la explotación de La Florida.

La cavidad es considerada una maravilla geológica a nivel mundial, siendo conocida como la Capilla Sixtina del subsuelo.

La cueva, en muy buen estado de conservación, cuenta con curiosas estalactitas, estalagmitas, columnas, coladas, entre otras formaciones geológicas.

La visita a esta maravilla de la naturaleza permite además disfrutar de un bello entorno paisajístico. En sus alrededores también se puede visitar arqueología minera.

Bosque de Secuoyas

El Bosque de Secuoyas de Cantabria se ubica en Cabezón de la Sal. El parque cuenta con 848 ejemplares de estos enormes árboles, originales de California.

Para rodear el tronco de uno de ellos son necesarias tres personas y alcanzan una altitud de hasta 30 metros.

El parque, con más de un siglo de antigüedad, es tan denso que el sol casi no alcanza el suelo. Una masa arbórea poco frecuente en España.

En el año 2003 el parque fue declarado Monumento Nacional.

La oficina de turismo de Cabezón de la Sal ofrece visitas guiadas gratuitas la bosque. La duración de éstas es de aproximadamente 40 minutos.

En ellas se explica la historia del parque, las características de este tipo de árboles y algunas curiosas anécdotas.

Museo Nacional de Altamira

Una de las visitas imprescindibles cuando se recorre Cantabria es el Museo Nacional de Altamira, ubicado a dos kilómetros de Santillana del Mar.

A fin de conservar el buen estado de la Cueva de Altamira, junto a ella se construyó el Museo de Altamira y la Neocueva, una fiel réplica de la original.

Si de verdad quieres disfrutar de esta maravilla que por suerte aún hoy conservamos en España, te recomendamos que hagas una visita guiada. Hay muchas cosas que sin un guía que te las explique, probablemente las pasarás por alto.

Nosotros hicimos la excursión por las cuevas de Altamira y Santillana de Mar y fue todo un acierto. Os dejamos información aquí por si queréis echarle un ojo.

Barcena Mayor

La bonita Barcena Mayor es una localidad situada en la Comarca del Saja-Nansa, en el Valle de Cabuérniga. Es un pueblo para visitar a pie, ya que toda la villa es peatonal.

La localidad está compuesta por pintorescas casas y está rodeada de los inmejorables parajes del Parque Natural de Saja-Besaya.

Barcena Mayor es el único núcleo urbano situado dentro de la reserva natural, por lo que es el lugar ideal para explorarla.

Desde el pueblo nacen diversas excursiones, como la de la Ermita, la de Puerto de Palombera o al Llano Castrillo.

De la villa se dice que es, posiblemente, la más antigua de España. Su casco urbano fue declarado Conjunto Histórico Artístico por su buen estado de conservación. En la localidad aún se pueden observar restos de la antigua calzada romana que la atravesaba y que sobrevivió a las guerras cántabras.

Las callejuelas de Barcena Mayor respiran aire medieval y montañés. Paseando por ellas podrás visitar hornos de pan, lavaderos, establos, etc. Aunque sin duda, una de las cosas en las que merece la pena fijarse es en el exquisito trabajo en madera de los balcones de su casas montañesas.

Nacimiento del río Ebro

Para llegar al nacimiento del río Ebro hay que tomar la carretera de Reinosa hacia Brañavieja, el camino está bien señalizado. El coche lo puedes dejar en el aparcamiento que está allí y bajar a pie unos pocos metros hasta el mismo nacimiento del río.

El nacimiento del Ebro se produce en un entorno rodeado de chopos y fresnos. Junto al naciente se encuentra la Fuentona de Fontibre, un molino de piedra coronado por la Virgen del Pilar. Muy cerca se encuentra el Centro de Interpretación Río Ebro, por si quieres conocer más sobre el río.

En la zona también se encuentra una un área de picnic, por lo que puedes aprovechar para hacer la visita en un día de ruta y detenerte aquí a la hora del almuerzo.

Valles Pasiegos

Los Valles Pasiegos están formados por Pas, Pisueña y Miera. En ellos se ubican las tres villas pasiegas que te comentábamos anteriormente.

Este entorno de verdes praderas está salpicado de austeras construcciones, típicas de la cultura pasiega. Puedes aprovechar la vista para visitar las localidades y realizar alguna excursión para disfrutar de sus verdes paisajes.

Parque de la Naturaleza de Cabárceno

El Parque de la Naturaleza de Cabárceno abarca 750 hectáreas, ubicadas sobre una antigua explotación de minerales a cielo abierto.

Este espacio que no está constituido como parque natural, ni como zoológico, alberga un gran número de animales.

Los animales que en él habitan desarrollan su vida en casi total libertad, dando rienda suelta a sus instintos más salvajes.

La única ventaja con la que cuentan es que se les proporcionan alimentación.

El Parque de la Naturaleza de Cabárceno tiene fines científicos, naturales y recreativos; y está considerado uno de los espacios mejor valorados por los organismos que se dedican a la vigilancia de la calidad de vida de los animales.

A lo largo del parque discurren más de 20 kilómetros de carretera que conducen a diferentes lagos, desfiladeros y recintos. No obstante, el espacio también cuenta con diversos senderos que permiten explorar bonitos rincones.

Nacimiento del río Ason

El nacimiento del río Ason es una espectacular excursión, apta para personas en cualquier condición física. El recorrido es de 7,5 kilómetros y el trazado del sendero es fundamentalmente plano, solo hace frente a 200 metros de desnivel.

Esta ruta de senderismo nace a la salida del pueblo de Asón, por la derecha de la carretera. Después discurre entre bosques y praderas que parecen sacadas de un cuento y finaliza a los pies de la Cascada Caliagua, de la nace el río Asón.

En el recorrido encontrarás diversas vallas de cercados que tendrás que atravesar. Recuerda que es importante que a tu paso, las vuelvas a cerrar, para que no se escapen los animales a la carretera y acaben siendo atropellados.

Todo la senda está bien señalizada con marcas blancas y amarillas, situadas en el suelo, por lo que no es fácil perderse. Si llegas a Asón en coche, puedes estacionarlo en un aparcamiento que hay junto a la salida del sendero.

La excursión se puede realizar en cualquier época del año. En verano encontrarás un verdor especial, mientras en que en invierno y en otoño la niebla envuelve el lugar en un aire de misterio.

Nosotros preferimos este paraje en primavera, porque con el deshielo de las vecinas montañas, la Cascada Caliagua está especialmente bonita. En cualquier época del año, si el tiempo acompaña, puedes bañarte en ella, así que no te olvides del bañador.

Costa y Mar

Como ya te avanzábamos al principio de esta megaguía de Cantabria, en la comunidad no solo encontrarás pueblos con encanto y una hermosa naturaleza, sino que además en ella podrás disfrutar de más de 60 playas y de tradicionales villas marineras.

¡No sueltes el bañador, que ahora nos vamos a la costa!

Puerto de Castro Urdiales

Castro Urdiales está situado el lado más oriental de Cantabria. Gran parte de la localidad está atravesada por un hermoso paseo marítimo que finaliza en un rompeolas.

En el paseo marítimo se ubica la Playa de Brazomar. En sus inmediaciones se puede visitar el Chalet Sutileza y el Palacio Ocharán, con influencias neomudéjares y neogóticas.

Poco después se encuentra el muelle de Don Luis, que junto con su playa, conforma una tranquila bahía, protegida del viento y el oleaje.

Perfecta para un tranquilo baño, que ya se sabe que el Mar Cantábrico es muy bravo. Además el agua aquí parece que está más calentita.

Junto al Muelle de Eguilior se ubica el Parque de Amestoy, donde uno se puede refrescarse del calor de la arena en verano. Desde aquí, en nada, se llega a la zona más popular de esta villa, la Puebla Vieja.

En ella se respira un claro ambiente marinero, de hecho en el muelle de esta zona aún se pueden ver tradicionales embarcaciones.

Si tienes suerte quizás también encuentres allí a La Marinera, una de las traineras más famosas de Cantabria.

Al final del paseo, situada en lo alto, se encuentra la Iglesia de Santa María. Si decides visitarla, de camino encontrarás la Casa de los Chelines y la Ermita de Santa Ana, unida por un puente medieval al Castillo Faro.

Faro del Caballo

El Faro del Caballo está al pie de los desfiladeros del Monte Buciero, en una península de 600 hectáreas, repleta de encinas. Al faro solo se puede acceder a pie, a través de un escarpado terreno.

El desnivel se salva por una escalera de 685, 686, etc., dependiendo de a quien le preguntes y de lo cansada que estaba la persona que los contó. Pagando el módico peaje de 111 escalones más, también puedes bajar a la playa. En ella el baño está permitido.

Lo divertido de esta visita es que si bajamos, digamos 685 peldaños, y luego 111 más, ya sabes lo que toca luego. Subir 796 escalones.

A lo tonto a lo tonto, hablamos de un paseo de más de 1.500 escalones.

Así que a no ser que tengas una abuela aventurera, mejor no traerla aquí. Lo mismo aplica para familias con bebés o niños muy pequeños.

Playa de Berria

Playa de Berria se encuentra a 2 kilómetros de la localidad de Santoña, en la costa de Trasmiera. A ella se accede por la autopista A-8, tomando la salida 182, que enlaza con la carretera C-629.

La playa cuenta con más de dos kilómetros de fina arena blanca. Está rodeada por un bonito paisaje, por una lado los bosques de encinas del Brusco y Buceiro, y por el otro, las marismas de Santoña.

Playa de Langre

La Playa de Langre también se ubica en la costa de Trasmiera, a un kilómetro de la localidad que le da nombre, Lagre.

Se puede acceder a ella por la carretera S-430, la SP-4141 y la SV-4146. No obstante, dado que la playa se ubica a los pies de un acantilado, la bajada se tiene que realizar a pie, a través de unas escaleras.

La verticalidad de los acantilados junto a los 1.200 metros de fina arena dorada que componen esta playa, hacen pensar a más de uno que ésta es la playa más bonita de toda Cantabria.

Playa de Somo

La Playa de Somo, ubicada también en la costa de Trasmiera, se sitúa junto a la localidad que le da nombre, Somo.

El acceso a ella se puede realizar en coche, tomando la salida 7 de la carretera N-635, a pie desde la S-430, recorriendo 2 kilómetros, o en barca, mediante una de la lanchas que salen desde el embarcadero de Reguinas.

Este arenal dorado está conectado con las playas de El Puntal y Loredo. El conjunto cuenta con una longitud de 4 kilómetros de fina arena.

Una playa hermosa pero al estar orientada hacia mar abierto, recibe mucho oleaje, por lo que, en ocasiones, bañarse es un poco complicado.

La playa cuenta con una zona de dunas. En ellas el nudismo libre está permitido.

Costa Quebrada

La Costa Quebrada es la zona que comprende entre Liencres y la Península de la Magdalena. En esta costa encontrarás unos bonitos paisajes costeros, caracterizados por lo que su propio nombre indica.

Diversos acantilados y multitud rocas quebradas que se han ido formado, a lo largo del tiempo, por la erosión del viento y el agua. Junto con pequeñas playas escondidas es lo que te espera en esta costa.

Su rica geodiversidad se ve mejorada por los juegos que provoca la subida y bajada de la marea. En el continuo movimiento del Mar Cantábrico se dibujan paisajes en los que solo una parte de los segmentos de la roca queda a flote, conformando así escenarios que parecen extraídos de una película.

Entre las playas que podrás visitar recorriendo esta preciosa costa se encuentran la Playa de Somocuevas, dividida en dos por una duna, la Playa de Cerrías, la Playa de Covachos, ubicada a tres kilómetros de Soto de la Marina, y la Playa de Arnía, entre otras.

Playa de los Locos

La Playa de los Locos se ubica en la costa central de la comunidad cántabra, en las proximidades del pueblo de Suances. Se accede a ella por la carretera S-474 pero, al igual que otras muchas playas de la costa cantábrica, está ubicada a los pies de un alto acantilado.

Salvando el desnivel por una escalinata, se llega a un arenal de fina arena dorada que cuenta con 750 metros de longitud. Esta playa está orientada a mar abierto, por lo que el oleaje es frecuente y hay que bañarse con precaución.

Playa de Oyambre

La Playa de Oyambre está en la costa occidental de Cantabria, a 4 kilómetros de la localidad de Comillas y a 6 de San Vicente de la Barquera. Ambos, pueblos con encanto a los que ya hemos hecho referencia anteriormente.

Esta playa cuenta con casi dos kilómetros de fina arena blanca y en ella se encuentra un sistema de dunas, que la separan de la desembocadura de la ría de la Rabia. Se puede acceder al arenal por la carretera C-6316.

Playa de Berellín

La Playa de Berellín, también conocida como Barnejo, se ubica en la costa occidental de Cantabria. A un kilómetro del pueblo de Prellezo, en el municipio de Val de San Vicente. Para llegar a ella hay que tomar la carretera N-634, en dirección a dicha localidad.

Esta playa de fina arena blanca cuenta con una extraordinaria belleza, especialmente por la peculiares formaciones kársticas que se hallan en ella. Cuando la marea está baja es posible acercase a estas estructuras naturales e ir descubriendo pequeños rincones que no son visibles a marea llena.

El arenal cuenta con 740 metros de longitud y su acceso se realiza desde el parking, situado a 300 metros de la arena. Junto a la entrada a la playa hay un bonito mirador, en el que te puedes detener a hacer unas fotos, antes de meterte en el mar.

Playa de Pechón

La Playa de Pechón, o también llamada Amió, también se sitúa en el municipio de Val de San Vicente, a menos de un kilómetro del pueblo de Pechón. Se trata en realidad de una pequeña lengua de arena oscura que, a marea baja, se une a un pequeño islote. Con sus escasos 250 metros de longitud es una de las playas más concurridas de Pechón.

¿Dónde y qué comer en Cantabria?

En Cantabria puedes disfrutar tanto de la cocina tradicional y de productos de la región en casi cada uno de sus rincones. Pero también cuentas con 6 restaurantes con estrella Michelin.

Entre nuestros preferidos en Santander se encuentra, El Serbal, caro pero exquisito, y la Bodega del Riojano, todo un clásico en la ciudad. El Nuevo Molino en Piélagos, también es una gran opción, cuentan con una estrella Michelin, pero nadie lo diría cuando ves su carta de precios.

¿Dónde dormir en Cantabria?

En Cantabria encontrarás una amplia oferta de lugares donde alojarte.

Dado que las distancias en Cantabria no son muy grandes, nosotros te recomendamos que escojas un hotel y pases en él los 5 ó 6 días que planeas pasar en la región.

Desde allí te resultará fácil desplazarte para realizar las visitas que más te interesen. Santander siempre es una buena opción como campamento base.

Si decides alojarte en la capital, una buena opción es Le Petit Boutique Hotel, ubicado a 200 metros de la Playa del Sardinero y con muy buena calidad.

Si lo prefieres también puedes alojarte en alguna pequeña localidad costera o buscar una casa rural. Ver los mejores hoteles en Cantabria.

Mapa de Cantabria – 33 Cosas Que Ver

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario!
Introduce tu nombre aquí