De Tapas Por Madrid

0
422
tapas-madrid
De Tapas Por Madrid
5 (100%) 1 vote

Madrid es una de las ciudades más completas, en lo que a ocio y diversión se refiere.La capital española ofrece muchos planes para pasarlo bien: teatros, conciertos, museos, emblemáticos lugares por los que pasear, como la Gran Vía, el Parque del Retiro o el Paseo de la Castellana, entre otros.

Pero si hay algo que saben hacer los madrileños es cuidar el paladar.A mí comer me gusta y os aseguro que en Madrid, se come muy bien. Si es que por algo en la bulliciosa urbe se celebra el congreso internacional de gastronomía. Pero no me quiero liar a hablar de restaurantes de cocina fusión o gourmet, donde se puede comer riquísimo pero también hay que tener bien cargada la cartera.

Hoy amigos les quiero hablar de restaurantes baratos en Madrid, de esos lugares en los que los madrileños se reúnen varias veces en semana para disfrutar de unas cañas bien fresquitas y “picar algo”. Sí, exacto, estoy hablando del deporte nacional de España: salir de tapas.

Los 7 Mejores Bares de Tapas en Madrid

Bares de tapas de Madrid hay muchísimos, en algunos las tapas están buenas y en otros no tanto, en algunos las tapas te las regalan con la cerveza y en otros “te sale un ojo de la cara” cenar de pinchos. Así que cuando quieres ir de cañas por la ciudad, la pregunta que nos hacemos todos es: “¿Cuáles son los mejores bares para quedar con los amigos y tapear en Madrid?”.

En la última visita que hice a Madrid me dediqué a recorrer la ciudad en busca de buenas tapas ¡un gran sacrificio!. Encontré muchos bares de tapas con buena cerveza, buenas tapas y buen ambiente, pero quiero compartir con vosotros los que, para mí, son los 7 mejores bares de tapasde la ciudad.

La Catapa

Cuando visitas el Retiro, una parada casi obligatoria es la moderna taberna de La Catapa, en calle Menorca. Este bar está muy de moda en Madrid y es muy frecuentado por grupos, así que a veces, sobre todo, los fines de semana, es difícil encontrar mesa.

Tienen buena cerveza, pero dado que cuenta con una amplia carta de vino por copas, yo no me pude resistir probar algunos de ellos.Ofrecen tanto tapas como raciones tradicionales pero con toques modernos: mejillones al curry, croquetas de changurro, boquerones en vinagre,ensalada de corujas, milhojas de foie, etc. A mis amigos les encantó la ensaladilla rusa, aunque yo me quedo con la tortilla de bacalao que me pareció sublime.

Una de las cosas que más me gusta de este bar, es que tiene varios espacios y en función de la compañía puedes elegir disfrutar de las tapas en un lugar u otro. Cuenta con una zona de barras, que normalmente está hasta los topes, pero que es fantástica si vas con los amigos y buscas algo de ambiente. En esta zona también tienen unas mesas altas, por si quieres sentarte. Si vas con familia o en pareja y quieres algo más relajado puedes tratar de conseguir una mesa en el pequeño comedor.

La Pequeña Graná

¡La Pequeña Graná, uno de mis favoritos!. Ya sabéis que me encanta Granada y que lo de ir de tapas allí es toda una tradición. Para empezar, aquí, y como si estuvieses en la mismísima Granada, con cada consumición tienes una tapa gratis.

No, no os estoy hablando de los pobres cacahuetes o aceitunas que te ponen en algunas barras para que te animes a pedir otra cerveza. En la Pequeña Graná, en calle Embajadores, te ofrecen una selección de 22 tapas gratis para que elijas con tu bebida.

Tampoco es que tengas la sensación de que con la caña estás pagando la tapa porque cada una cuesta 5 euros, para nada, por unos dos euros disfrutas de tu cerveza, Alhambra ¡claro!,y de una tapa. Os recomiendo las mini hamburguesas y el bocatin de minutejos con brava, son de las más solicitadas.

En definitiva, en este bar te pides un par de cañas y te vas comido para casa. Supongo que por eso siempre está tan concurrido, sobre todo de gente joven, aunque también es bastante frecuentado por trabajadores y por los vecinos del barrio ¡qué vaya suerte que tienen de tener este lugar tan cerquita de casa, porque la verdad, es para ir no una, sino mil veces!.

Las Bravas

Las Bravas, en el Pasaje de Matheu, lleva muchos años funcionando en Madrid. Yo había estado aquí hace unos años con mis padres, recuerdo que pedimos lo que todo el mundo: bravas y tortilla de patatas. En aquella ocasión el lugar me gustó y esta vez, cuando visité la ciudad, decidí volver para comprobar si continuaban sirviendo aquellas exquisitas bravas, con un punto justo de picante.

Cuando entré me asusté un poco, porque el lugar se ha popularizado tanto, que parecía haberse convertido en un lugar para turistas, pero, por suerte, fue solo la primera impresión. Una vez las tuve delante, lo supe, ¡siguen contando con las mejores patatas bravas de Madrid!.

El lugar es ideal para quedar con los amigos. El servicio es amable y son muy rápidos sirviendo la comida. Respecto al precio a mi me parece bastante asequible y además está bastante céntrico, ¿qué más puedes pedir?.

La Caleta Gaditana

La Caleta Gaditana es un trocito de Cádiz que han arrancado al sur y lo han puesto en Madrid, para que los amantes de la gastronomía andaluza puedan disfrutar de ella sin tener que recorrer cientos de kilómetros. Mejor dicho, dos trocitos, porque hay uno en la calle Tres Peces y otro en Santa Isabel.

Comer en cualquiera de los dos es viajar a tierras gaditanas, con todo lo bueno y todo lo malo. Y malo hay poco en este lugar, pero es cierto quea algunos les puede sorprender que muchos de sus platos se sirvan en papel.

Los que habéis visitado Cádiz, sabéis que eso es lo normal por aquellas tierras, pero por Madrid es cierto que no es tan habitual. A mí, obviamente, no me importó lo más mínimo que algunas raciones viniesen en papel, de hecho, me gusta que sea así, porque creo que es uno de los secretos para que los fritos no queden aceitosos.

Las cañas muy frías y muy bien tiradas, porque en Cádiz con el calor que hace en verano (¡qué Madrid no se queda atrás!) como para que no te sirvan la cerveza helada ¡qué delito!. La comida deliciosa: pescados fritos estilo gaditano, chicharrones, atún encebollado, bienmesabe (cazón), tortillas de camarones, etc.

Hay que decir que en lo que esperas a que te sirvan la comida, te ofrecen unos encurtidos sabrosísimos con los que la primera cerveza te entra divinamente. El servicio es bastante bueno para lo concurrido que es el lugar, obviamente los camareros no tienen la alegría de los camareros andaluces, pero el trato es bastante correcto.

La Chula de Chamberí

La Chula de Chamberí es un bar pequeñito pero muy acogedor, perfecto para picar alguna cosa con amigos o con la pareja, a cualquier hora. Cuentan con una variada carta de tapas, a mis amigos a mí lo más que no gustó fue el taco de jamón al curry, las albóndigas con salsa de jerez y la carrillera. También cuentan con platos principales, así que puedes ir de tapeo o a comer a la carta.

No es de los bares de tapas más baratos de Madrid, pero la materia prima que utilizan es de alta calidad y el servicio es muy atento. Además disponen de una amplia selección de vinos. Yo lo incluyo entre mis 7 lugares favoritos porque no es fácil encontrar lugares donde disfrutar de unas buenas tapas y de un ambiente tranquilo y acogedor.

Malaspina 

Malaspina está cerca de la famosa Puerta del Sol, por lo que si estás de turismo en Madrid, es imposible no pasar junto a él. Esta taberna es ideal para comer algo en plan informal, nosotros con un pincho de tortilla y unos huevos estrellados comimos dos personas.

Una de las ventajas del Malaspina es que puedes comer en la terraza, supongo que por eso estará siempre tan lleno. Si no reservas antes de ir, es fácil que tengas que esperar un rato antes de que consigas mesa.

Sidrería El Tigre

La Sidrería El Tigre es uno de los clásicos de Madrid, llevo oyendo hablar de este lugar y de sus tapas XXL, hace más de 10 años. Por fin en esta visita tuve la ocasión de visitarlo… ¡confirmado! Sirven tapas enormes con cada cerveza o sidra, incluidas en el precio de la bebida. Una cerveza cuenta unos 2,5 euros y la jarra de medio litro 5 euros, y por ese precio también comes.

Cuentan con tres locales en el barrio de Chueca, dos en la calle Infantas y uno en Hortaleza. Todos con un aire tradicional y las tapas que sirven también lo son. No esperes nada súper sofisticado, ni elaborado, pero encontrarás las clásicas: croquetas, pinchitos de embutidos y tortilla, jamón, paella, patatas bravas, alitas de pollo, etc.

Todos los locales suelen estar abarrotados de gente, especialmente los fines de semana. Muchos madrileños pasan por aquí a tomar y comer algo antes de irse de fiesta. Entre semana quizás puedas conseguir mesa, pero si vas en viernes o sábado, lo más probable es que acabes comiendo de pie.

¿Qué hacer después de Tapear?

Si después de unas cañas y sus correspondientes tapas, te dan ganas de buscar otro plan en la ciudad, como ya te avanzaba, al principio, en Madrid no te faltarán opciones, muchas de ellas súper baratas o gratis.

Si te apetece culturizarte, puedes optar por visitar uno de los 36 museos gratis que ofrece la ciudad. Puedes consultar cuáles son, en esta pedazo guía. Si vas en pareja, ir al museo siempre puede resultar una actividad entretenida, pero si tu pareja no es precisamente de esas personas que disfruten visitando museos, también puedes visitar alguno de los muchos lugares románticos que la ciudad tiene que ofrecer. ¡Será por planes románticos en Madrid!.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario!
Introduce tu nombre aquí